Condena de una bestia mitológica

Pues ya se deja ver muy poco… Aunque… De unos días para acá más a menudo. Como un ser mitológico, que se ve sólo en ciertas ocasiones o si las condiciones climáticas lo permiten, así es como me imagino ahora ese ser condenado por su propio maleficio. Condenado a estar enfermo de por vida… A sufrir y vivir en la penumbra de la conciencia colectiva de ésta ciudad.

Desde un inicio se esperó mucho de esa bestia. “Es buena bestia”, decían todos los que lo concibieron y lo vieron crecer. “Será fiel y muy buena para el trabajo de campo…”, otros aseguraban… Sin embargo, sus entrañas se encontraban marchitas desde su nacimiento. Muy pronto se convertiría en la oveja negra de entre los miembros de su estirpe. Quienes lo recibieron con recelo en sus inicios, por ser el más elogiado de entre todos. Anuncios de propaganda exagerada lo elevaron a grado de eminencia. De cómo sería y representaría a toda una generación. Esa generación que no sólo vivió, sino que además, sufrió su nacimiento.

Su enfermedad: La codicia de sus padres. La avaricia de aquellos que lo llenaron de orgullo es su marca. Su condena y maleficio, que lo persegirá por el resto de los días. Hasta que… En la memoria colectiva más profunda, sólo quede el recuerdo de lo que fue y lo que sería. Pero la sombra persistirá y jamás, será lo que un día muy, breve de un suspiro, fue.

2014-06-23 08.04.56

Foto
Lunes 23 de Junio de 2014.
Estación Lomas Estrella.
Línea 12 del Metro, México D.F.

Esta entrada fue publicada en Ciudad de México y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Condena de una bestia mitológica

  1. octaviolpz dijo:

    Genial, gran texto.

  2. japegamx dijo:

    Gracias, carnalito.

Deja un comentario